ANTECEDENTES DE LA PLANIFICACION

Escrito por elvis23planificacion 14-12-2009 en General. Comentarios (4)

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL “SIMÓN RODRÍGUEZ”

NÚCLEO PALO VERDE

CATEDRA: PLANIFICACION

AMBIENTE “22”

SECCION “N”

 

 

 

 

 

ANTECEDENTES DE LA PLANIFICACION

 

 

 

 

 

Profesor:                                                                      Participantes:

 NINOSKA PICARDO                                                 ELVIS SANTOS C. I. 26.331.473

                                                                                    ENGLIS TOMASE C.I. 15.062.453

                                                                                  

                                              

 

                                   Caracas, noviembre  2009

 

ANTECEDENTES DE LA PLANIFICACION

 

Concibiendo la planificación como un proceso sistémico integral, racional y continuo de previsión, organización y uso de los recursos disponibles de un país, una región, una empresa o una familia con miras a lograr objetivos y metas en un tiempo y espacio prefijados, permite deducir que en el Poder Judicial, un proceso de planificación conllevará a la atención eficiente de los retos que impone la situación socioeconómica actual y las necesidades futuras.

La metodología  del marco lógico es una herramienta para facilitar el proceso de conceptualizacion, diseño, ejecución y evaluación de planes, programas y proyectos.

Su énfasis esta centrado en la orientación  por objetivos, la orientación hacia grupos beneficiarios y el facilitar la participación y a comunicación entre las partes interesadas.

Puede utilizarse en todas las etapas del proyecto en la identificación y valoración de actividades que encajen en el marco de los programas del país, en la preparación del diseño de los proyectos de manera sistemática y lógica en la valoración del diseño de los proyectos en la implementación de los proyectos aprobados y en el monitoreo y evaluación del progreso de los proyectos.

Es una forma concreta de la toma de decisiones que aborda el futuro específico que los gerentes quieren para sus organizaciones. Es un proceso continuo que refleja los cambios del ambiente en torno a cada organización y se adapta a ellos. Es el proceso de establecer metas y elegir medios para alcanzar dichas metas

Por primera vez, hace más de 50 años, la palabra estrategia apareció por primera vez en la literatura relacionada con la gestión de negocios. El término se tomó del campo militar: estrategas, palabra griega que significa "arte de utilizar los ejercicios en el campo de batalla". Inicialmente, la estrategia de negocio era sinónimo de planificación a largo plazo. Se basaba en previsiones y valoraciones sobre el futuro, derivadas frecuentemente de la aplicación de métodos y modelos matemáticos. En la mayoría de las grandes empresas, el proceso tradicional de la planificación de las estrategias no tiene la agilidad que requieren la mayoría de los sectores actuales, protagonistas de un cambio

¿Qué es la planificación?

Planificar es prever y decidir hoy las acciones que nos pueden llevar desde el presente hasta un futuro deseable. No se trata de hacer predicciones acerca del futuro sino de tomar las decisiones pertinentes para que ese futuro ocurra.

La planificación estratégica debe ser entendida como un proceso participativo, que no va a resolver todas las incertidumbres, pero que permitirá trazar una línea de propósitos para actuar en consecuencia. La convicción en torno a que el futuro deseado es posible, permite la construcción de una comunidad de intereses entre todos los involucrados en el proceso de cambio, lo que resulta ser un requisito básico para alcanzar las metas propuestas.

El proceso de planificación así entendido, debe comprometer a la mayoría de los miembros de una organización, ya que su legitimidad y el grado de adhesión que concite en el conjunto de los actores dependerá en gran medida del nivel de participación con que se implemente.

 

continúo. Suele ser demasiada lenta, puesto que está basada en ciclos de planificación anuales, con la mirada enfocada hacia el pasado, con la intención de intentar explicar que fue lo que salió mal, esto resulta ser demasiado estático, ya que refleja una correspondencia entre las antiguas condiciones del sector y de las competencias de la empresa. Para adaptarse, las organizaciones deben agilizar sus procesos estratégicos, lo cual supone, por supuesto, importantes desafíos.

En la época moderna, para 1918 surge la planificación, basada en la ley de justas proporciones, la cual hace una condición necesaria para intentar organizar y hacer funcionar la sociedad, también en el campo capitalista se inicia la planificación alrededor de 1930 con el control del gasto militar y la legislación monetaria.

Al finalizar la segunda guerra mundial, las empresas comenzaron a darse cuenta de algunos aspectos que no eran controlables: la incertidumbre, el riesgo, la inestabilidad y un ambiente cambiante. Surgió, entonces, la necesidad de tener control relativo sobre los cambios rápidos. Como respuesta a tales circunstancias los gerentes comienzan a utilizar la planificación estratégica.

Hoy día las posibilidades de realizar un buen planeamiento se han visto favorecidas por el desarrollo de la informática (software y hard), que ha optimizado la capacidad para generar, almacenar, procesar y transportar información. Sin embargo la tecnología por sí sola no es suficiente: quienes integran el Ceo de las organizaciones y principalmente los Directores de Comunicación, deben saber utilizarla y la cultura empresaria debe estimular las innovaciones y los cambios armoniosos que producen la integración de la tecnología y el torrente de información.

Hoy parece más que necesario instrumentar este tipo de metodologías. Cierto es que no son muchas las empresas o consultoras que se dedican a estos temas o que cuentan con los profesionales preparados para tales fines. Pero como dice el dicho "una imagen vale más que mil disculpas" por lo tanto cuidarla se torna imprescindible, claro que no solo para la imagen sino también para los negocios.

Por otra parte, es una herramienta de posicionamiento anticipado que permite a la organización saber las amenazas y oportunidades para ganar clientes, posicionar, lanzar y/o retirar productos, en síntesis anticiparse y adecuarse a los cambios del mercado y de la sociedad.

Para terminar no hay que olvidar que la calidad de un trabajo de planificación no se mide por la capacidad de hacer predicciones correctas, sino por el cuestionamiento de los modelos mentales y la transformación de las personas implicadas, el desarrollo de sus habilidades para la coordinación y la concertación de estrategias, y el estímulo a la instrucción y los procesos cognitivos que coadyuven a comprender y conducir una acción eficaz, en beneficio de los hombres del mañana.

Según este criterio, existen los siguientes tipos de planificación:

·                       PLANIFICACIÓN ANUAL: Se trata de un diseño que contempla los aprendizajes que se espera lograr durante todo un año de clases. Como es un periodo extenso de tiempo, se compone de varias unidades didácticas que, idealmente, deberían presentar cierta coherencia entre sí.

·                       PLANIFICACIÓN DE UNA UNIDAD DIDÁCTICA: Es más breve que la planificación anual, aunque no se rige por un número fijo de horas pedagógicas, sino que cada docente lo decide según el tiempo que cree necesario para lograr un aprendizaje determinado.

·                       PLANIFICACIÓN CLASE A CLASE: Es más específica que la unidad didáctica y es poco frecuente que los docentes deban entregar este tipo de planificación. Sin embargo, resulta sumamente útil para organizar la secuencia de aprendizaje dentro de una clase, señalando las distintas etapas de trabajo desde que comienza la hora hasta que termina. De lo contrario, el manejo del tiempo puede convertirse en un problema para la dinámica diaria en el aula.

Según modelo pedagógico

·                       PLANIFICACIÓN 'EN SÁBANA: Esta forma de planificación corresponde a un modelo pedagógico tradicional o academicista. Su estructura contiene definición de objetivos generales y específicos, listado de contenidos a tratar, y las pruebas que se realizarán en el semestre (sin indicadores sobre los aprendizajes a evaluar). Su ventaja es que permite desglosar con mucha especificidad los conceptos que son necesarios para trabajar adecuadamente una unidad. Sus desventajas se asocian con la ausencia de una mirada didáctica respecto de los contenidos (cómo se trabajarán) y del rol del alumno o alumna dentro de esa secuencia de aprendizaje.

·                       PLANIFICACIÓN EN T: Es un tipo de planificación que se estructura en cuatro secciones: capacidades - destrezas, valores - actitudes, procedimientos - estrategias y contenidos conceptuales. Se inserta tanto en el modelo cognitivo (habilidades adquiridas) como en el constructivita (forma de adquirir las habilidades).Su ventaja es que permite abordar todos los aspectos importantes de una planificación, pues requiere pensar en los contenidos desde su triple dimensión (conceptual, procedimental y actitudinal) y en la forma de lograr el aprendizaje (metodología).Sus desventajas se asocian a la ausencia de evaluación y a su carácter excesivamente amplio, lo que hace de la 'T' un buen modelo para planificación anual, aunque no del todo para las unidades didácticas.

·                       PLANIFICACIÓN V HEURÍSTICA: Este tipo de planificación se asocia principalmente al modelo cognitivo y puede ser muy útil para el docente, en términos de evidenciar el sustento teórico que está tras su unidad didáctica. En primer lugar, se debe pensar en una pregunta central que se quiera resolver con los estudiantes (ejemplo: ¿Por qué los animales se dividen en especies?, ¿por qué el arte del Renacimiento es de esta forma?, ¿qué objeto tecnológico podría crearse para solucionar el problema X?).En un lado de la pregunta se escribe todo lo que tenga relación con el desarrollo conceptual que se necesita para responderla (filosofía, teorías, principios y conceptos). Al otro lado de la pregunta se coloca todo lo referente a la metodología que permitirá desarrollar los conceptos (afirmaciones de valor, afirmaciones de conocimiento, transformaciones que debe realizar el estudiante frente a los conceptos y hechos o actividades en que el alumno o alumna aplica lo aprendido).Su ventaja es que permite al profesor o profesora unir la teoría de su disciplina con la práctica pedagógica. Se trata, en todo caso, de un modelo bastante complejo, pues no siempre es fácil diferenciar las distintas categorías que propone.

·                       PLANIFICACIÓN EN TRAYECTO: Este tipo de planificación se inserta en los modelos cognitivo y constructivita. Contempla cuatro casilleros principales: aprendizaje esperado, contenidos, actividad y evaluación .Una de sus ventajas es que trabaja con la misma nomenclatura de los Programas de Estudio, lo que asegura un trabajo asociado a nuestro actual Marco Curricular. Además, contempla todos los elementos necesarios para una planificación: el qué (contenidos), el para qué (aprendizajes esperados, evaluación) y el cómo (actividad).Es un tipo de planificación que sirve para elaborar unidades didácticas y no planificaciones anuales, pues su brevedad requeriría reunir varios trayectos para abarcar un año completo.

 

 

PROBLEMÁTICA QUE ENFRENTA LA PLANIFICACION ACTUAL

Los cambios que ha generado el proceso de descentralización en el aparato gubernamental trajo consigo la revisión del concepto de región en el ámbito de la planificación. Sobre el particular, la Comisión para la Reforma del Estado (COPRE) sugiere que en la planificación del desarrollo, la región como concepto debe estar referida a los ámbitos espaciales de los estados y los municipios.

·                       Nivel Estadal: Tiene su fundamento en la Ley de descentralización, delimitación y transferencias de competencias de los poderes públicos y la Ley Orgánica de Ordenación del Territorio. La Ley de Descentralización en su artículo 4, Capítulo 2, señala que serán transferidos a los estados, entre otros servicios tradicionalmente prestados por el Nivel Central, la planificación, coordinación y promoción del desarrollo integral, de conformidad con las leyes nacionales de la materia. En consecuencia, la ley prevé la participación y responsabilidad de las gobernaciones de Estado en la elaboración del Plan de Desarrollo del Estado y el Plan Operativo Anual.

Tipos de Planes de Desarrollo

El proceso de planificación es uno solo y se materializa mediante la elaboración de planes, los cuales se clasifican de acuerdo al ámbito económico, área geográfica o según el tiempo que contemplan para su ejecución. No obstante, es conveniente tener en cuenta esta clasificación aunque es básicamente formal; en la práctica, debería existir una estrecha interrelación entre los planes.

·                       De Acuerdo al Ámbito Económico: Los planes pueden ser globales y sectoriales. Los planes globales son aquellos que abarcan todas las actividades productivas, de distribución e inversión realizadas a nivel nacional. Se les denomina planes nacionales de desarrollo. Los planes sectoriales surgen de la necesidad de planificar una parte de las actividades económicas, de acuerdo al proceso tecnológico que se emplea; de esta manera se identifican los sectores: Petróleo, Agricultura, construcción, Turismo, Educación, etc.

·                       De Acuerdo al Ámbito Geográfico: Son los planes que abarcan determinadas áreas geográficas como región, estado, municipio o las regiones político – administrativas en que se divide al país. Aún cuando son planes (regionales, estadales, municipales) localizados en un espacio determinado, responden o guardan relación con los procesos de política económica globales y sectoriales debido al desarrollo de una región y las demás regiones del país con quienes está estrechamente vinculado, además; está la necesidad de asignar recursos financieros y físicos a cada región.

·                       De Acuerdo al Tiempo: Son aquellos planes que se establecen de acuerdo con el horizonte temporal de los procesos que se planifican. Estos a su vez, pueden ser:

·                       Planes de Largo Plazo: Se les llama planes de "perspectivas" o "proyectivos" porque se confeccionan para 10, 15 o más años, dependiendo de la naturaleza del contenido, pues hay aspectos que por ser muy variables no permiten proyectarse, como por ejemplo: Los precios del petróleo. Sin embargo, es posible formular planes en cuanto a la población, el uso y agotamiento de ciertos recursos naturales y especies animales. La educación y la salud también son recursos programables a largo plazo; particularmente la educación se organiza en cohortes con duración que oscila entre 3 y 7 años aproximadamente por nivel educativo. Igual ocurre con las redes de transporte, conformación de ciudades, etc. La ventaja de este tipo de planes es que obliga a reflexionar y analizar situaciones presentes, producto de su evolución histórica, y proyectarlas en el futuro, de manera que permite vislumbrar el comportamiento de hechos actuales y tomar iniciativas para conducir los cambios desde el presente hacia la fisonomía deseada. Son planes muy generales, con los cuales se intenta tener una imagen del futuro.

·                       Planes de Mediano Plazo: Su duración se asocia a los períodos gubernamentales o lapsos de cinco a tres años. Son planes destinados a resolver problemas inmediatos: Aumentar la productividad, mejorar la prestación de servicios de salud y educación, elevar el empleo, aumentar la inversión y las exportaciones, etc.

·                       Planes de Corto Plazo: Abarcan generalmente doce meses, pero pueden formularse para dos años. Están destinados a medidas inmediatas hacia el cumplimiento de metas específicas dentro de condiciones preestablecidas. Es por ello que son planes con muchas más cuantificaciones y pormenorizaciones que los de mediano plazo. Incluyen en detalle las corrientes monetarias y de financiamiento interno y externo, por lo cual se les denomina planes operativos. Estos planes revisten particular importancia porque son la base para la formulación del presupuesto anual. La relación entre plan y presupuesto se enuncia en la Ley Orgánica del Régimen Presupuestario. El propósito fundamental de la planificación anual es organizar el conjunto de decisiones políticas que de una manera integrada y complementaria orientarán la acción de cada sector, para el año fiscal. Mediante este plan se determinan los objetivos y metas de los programas presupuestarios, se destinan los recursos necesarios, se fija la cantidad y calidad de los resultados y se determinan la localización y las responsabilidades administrativas en el cumplimiento de las actividades.

Hitos en el Desarrollo de la Planificación

Desde la creación de CORDIPLAN en 1958 hasta el presente, se han formulado un conjunto de planes de desarrollo que expresan la evolución metodológica y socio – histórica del país, así como los diferentes tratamientos de los aspectos políticos, sociales, institucionales y legales que abarcan los distintos niveles de planificación.

Es por ello que la planificación como instrumento del desarrollo ha sido una constante que se ha visto reflejada en los diferentes planes nacionales. Desde sus inicios en 1959 hasta 1973 – tres períodos presidenciales -, predominó el Modelo de Desarrollo de Sustitución de Importaciones. El rol del Estado podría calificarse de "rentista y paternalista", y todos los sucesivos Planes de la Nación tuvieron el enfoque normativo de la planificación.

En el período 1974 – 1978, con el que coincide el aumento de los precios del petróleo, se enfatiza el Modelo Desarrollista con un Estado paternalista y capitalista que invierte en empresas e industrias, por lo cual se ganó el calificativo de "Estado Omnipotente".

Otro momento relevante, ocurrió en el diseño del Plan de la Nación en 1979 (Séptimo Plan), cuando por primera vez se introduce un Modelo de Planificación Estratégica Situacional. Esto no pasó de ser un ejercicio metodológico pues no contó con el sustento político para su viabilidad.

Al cambiar los paradigmas que se manejaron en el mercado internacional, se introdujo con gran fuerza el Modelo Neoliberal, avalado por organismos internacionales, cuyos principios básicos están referidos a la globalización de la economía y la competitividad de los mercados. Al referirse a la situación de América Latina y otros países llamados del Tercer Mundo, el nuevo enfoque considera a la pobreza una limitante para su desarrollo económico. De allí surge la necesidad de crear programas y proyectosque compensen el impacto social de las políticas de ajuste que el modelo neoliberal introduce como vía para mejorar los indicadores macroeconómicos.

En el modelo neoliberal, el Estado ya no sería rentista, paternalista ni empresario, sino que reduciría sus dimensiones a través de estrategias de privatización, descentralización y reforma del Estado para hacerlo más eficiente en aquellas áreas prioritarias que se determine como responsabilidad estatal.

El artículo “Los desafíos de la planificación en políticas públicas: distintas visiones y prácticas”, analiza problemas de planeamiento, particularmente con respecto a políticas públicas, en los llamados países en desarrollo. “En Brasil, esos problemas se relacionan con la fase del tecnicismo, a la burocracia de formulación y   las previsiones de los economistas. Esto tiende a echar sombra en la parte más importante del planeamiento: el proceso de decisión, que es una construcción política y social”, describe el autor Jose Antonio de Olivera, profesor de la Fundación Getúlio Vargas (FGV) de San Pablo. El profesor muestra que el planeamiento en políticas públicas tiene que ser visto como un proceso y no como un producto técnico solamente.”La importancia del proceso se da principalmente en la implementación, puesto que es la que conduce a los resultados finales de las políticas, programas o proyectos”, dice. El autor argumenta que el planeamiento es un proceso de decisión político-social que depende de informaciones precisas, transparencia, ética, templanza, aceptación de visiones diferentes y ganas de negociar y buscar soluciones conjuntas que sean aceptables por parte de toda la sociedad, principalmente para las partes involucradas. “Uno de los motivos que lleva a fallas en los resultados de políticas públicas es la disociación que hay entre la elaboración y la implementación en el proceso de planificación, de acuerdo con algunas visiones de la práctica o escuelas de pensamiento”, apunta el autor. Según éste, las políticas brasileñas suelen fallar, porque el planeamiento está relacionado a la tentativa de controlar la economía y la sociedad,


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL METODO EL LA PLANIFICACION

El proceso de planificación nace con la percepción de una situación problemática y la motivación para solucionarla, dicha percepción o necesidad de estudiar y analizar determinada situación puede surgir de distintos ámbitos, algunos de ellos pueden ser:

·        Necesidades o carencias de grupos de personas

·        Bajos niveles de desarrollo detectado por planificadores

·        Condiciones de vida deficitarias detectadas en algún diagnostico en el ámbito local

La metodología marco lógico incorpora cuatro elementos analíticos importantes que ayudan a guiar este proceso los cuales se describieran a continuación:

-          A. análisis de involucrados

-          B. análisis del problema

-          C. análisis de objetivos

-          D. identificación de alternativas de solución al problema

-          E. selección de alternativa optima

-          F. estructura analítica del proyecto

Es muy importante estudiar a cualquier persona o grupo institución o empresa susceptible de tener un vinculo con un proyecto dado.

Es el proceso administrativo de escoger y realizar los mejores métodos para satisfacer las determinadas políticas y lograr los objetivos o dicho en otros términos, es entender el objetivo, evaluar la situación, considerar diferentes acciones que puedan realizarse y escoger la mejor.

Planificar, es aproximarse al futuro, estando en el presente, para configurar modelos o escenarios a la medida de nuestras ideas. Existen autores que poseen diferentes puntos de vista sobre este tema, cada uno tiene una forma distinta de definir la planificación, incluso, algunos la ven como una ciencia, otros como un proceso administrativo, pero analizando los diferentes puntos de vista, podremos construir nuestro propio concepto de planificación.
Taylor, por su parte, define la planificación como: “Uno de los elementos de la administración científica es la “conveniencia de un departamento de planificación o de preparación del trabajo”.
Dos de sus conclusiones son: “armonía, no discordia” y cooperación, no individualismo”. “Llegara la época en que todas las grandes obras serán hechas por este tipo de cooperación, en la cual cada hombre ejecuta la función para la que se encuentra más capacitado, conserva su propia individualidad y sobresale en esa función, y todo ello sin perder nada de su originalidad y de su propia iniciativa, y, sin embargo, controlando y trabajando armoniosamente con muchos otros hombres”.
Fayol la define como: “una función destinada a “prever, organizar, mandar, coordinar y controlar” y dice que prever es “escrutar el porvenir y confeccionar el programa de acción”. Al mismo tiempo, Friedmann opina: “En resumen el componente ideológico de la planificación dependía en su imagen como un instrumento eficaz, que en manos de economistas y tecnócratas hábiles, conducían a la realización de las aspiraciones nacionales”.
Por otra parte, para Ahumada: “La planificación es ética y políticamente neutra. No es en sí buena ni mala. Se puede planificar para la justicia como para la injusticia, para la virtud como para el vicio. Es políticamente neutra, en el sentido que no exige ni mayor concentración ni mayor dispersión de decisiones”. Todos estos puntos de vista, de autores destacados, nos permite crear un concepto de planificación en un ámbito administrativo, enmarcándonos dentro de las instituciones venezolanas, llegando a definir la Planificación Institucional como: “El proceso que permite expresar las decisiones políticas en objetivos institucionales en el corto, mediano y largo plazo. Esa Planificación institucional debe corresponder a los Planes de Desarrollo de la Nación y expresar los “productos finales o terminales” (Bienes y Servicios Finales) que realiza la entidad pública mediante sus “programas institucionales”, los mismos que deben ser compatibles con los Planes de Desarrollo. Dentro del proceso administrativo, podemos decir, que planificar, consiste en sistematizar previamente objetivos, estrategias y políticas en planes y programas de acción. Los objetivos son fines que se quieren alcanzar y las políticas, el marco referencial que se fija para ayudar en la toma de decisiones.
Por otro lado, Organizar, es otro de los conceptos que vemos ligados comúnmente a la planificación y se refiere a la obtención de recursos y a la estructura Organizativo-Funcional de la institución. Estructurar es determinar las unidades administrativas que componen una unidad mayor, las funciones que cumple cada unidad, y las responsabilidades y autoridad que se otorga. En Venezuela, podemos hablar de Planificación, como tal, es a partir de época reciente, puesto que se hicieron muchos intentos a través de los años pero todos resultaron con poco éxito y no lograron involucrar a los diferentes actores sociales de la nación. A lo largo de esos intentos, las organizaciones venezolanas, fueron evolucionando y adaptándose a los cambios que se hacían inminentes para llegar así a definir lo que conocemos como proceso evolutivo de las organizaciones venezolanas, el cual pasa por cuatro etapas, en cada una de ellas las organizaciones presentaban ciertas características que las diferenciaban y definían su evolución hacia una nueva etapa.
Para la primera etapa, la organización se basa en un modelo instrumental que considera al trabajador como una pieza más de su estructura, esta etapa, llamada por algunos autores, tradicional, se vincula con las ideas de organización propuestas por Taylor y Fayol. Ellos tienen como referencia el cambio que le imprime a la sociedad la revolución industrial. Era necesario diseñar nuevas formas de elaboración para obtener mayor producción y satisfacer las demandas crecientes de bienes y servicios. Y las características de las organizaciones de esta etapa son : poseen un concepto formalista de la organización, un concepto mecanicista del trabajador, un concepto de la división del trabajo y el concepto ampliado del Homo Economicus, que no es más que aquel individuo que trabaja por una remuneración, más que por cualquier otra cosa.
Luego, para la segunda etapa, que se da a partir de la segunda década del siglo XX se inicia una nueva concepción en el campo de la administración. Los científicos sociales reafirman que el elemento humano es el elemento más importante de la organización. Es aquí donde surge la denominada escuela de relaciones humanas cuyo sistema de valores se centra en armonizar el liderazgo, la comunicación y la motivación. Las organizaciones de la época poseían una característica fundamental, y era la convicción de que las instituciones no crecían mas allá de las aspiraciones del hombre que actuaba dentro de ellas, al mismo tiempo, tiende a desaparecer el hombre máquina para dar paso a un individuo con motivaciones complejas y diferenciadas, socialmente integrado, capaz de reflexionar y participar activamente en las decisiones del grupo. Es decir, capaz de contribuir con los procesos de planificación.
Después de la segunda guerra mundial, podemos decir que surge la tercera etapa dentro de la evolución de la organización venezolana, y en esta, las instituciones son el elemento fundamental para la recuperación económica y moral de la sociedad. De aquí nace la idea de darle mayor impulso a la organización, observándola como un sistema. Es lo que hoy se llama “Enfoque de Sistema” o “Teoría de la Organización”. En esta etapa, la organización es un sistema de actividades similar en cualquier contexto, el sistema funciona mediante la incorporación de insumos al proceso y la salida de bienes y servicios, como resultado de la operación organizacional de transformación, las decisiones se desarrollan siguiendo una racionalidad aprehensible, el hombre tiene una escala de valores que debe interpretar en cada situación, se trabaja con modelos simplificadores que insumen todas las alternativas, el comportamiento de la organización resultara de las decisiones que se adopten basadas en el sistema planificador.
Las etapas anteriores se caracterizan por los cambios ocurridos en la forma del trabajo, en la relación del individuo con la organización o en la sistematización de los procesos. En cambio, en la cuarta etapa, los cambios no se producen en la organización sino fuera de ella, pero la determinan. Y las principales características de la organizaciones de esta parte de la evolución organizativa venezolana son, la revalorización de los entornos, la renovación del sentido humano dentro de la empresa, la relevancia del conocimiento, la administración estratégica y el diálogo y negociación.
Enfoques de la Planificación en el Ámbito de la Gerencia Institucional
De acuerdo a los estudios realizados por Julio Corredor, existen tres corrientes de planificación: la planificación administrativa, que se fundamenta en la búsqueda de soluciones futuras en las organizaciones, sin proponer cambios profundos en la estructura, la planificación normativa, la cual es aplicada a procesos que pueden experimentar cambios sin alterar las condiciones generales del contexto o sistema, y por último, la planificación estratégica, que asume la presencia de fuerzas internas y externa y las analiza con la finalidad de producir cambios profundos y sustituciones en la estructura del sistema.
En lo referente a la planificación administrativa, se puede que tiene su origen a raíz de la revolución industrial por la necesidad de hacer más eficientes los distintos procesos en las industrias. Desde entonces esta funge como parte del proceso administrativo en las organizaciones, es tradicional e insustituible mientras exista dicho proceso.
La planificación evoluciona desde los conceptos primarios, propuestos por autores como Taylor y Fayol, hasta un conjunto de técnicas y teorías que hoy nos permiten aproximarnos a la ciencia de la planificación.
La planificación administrativa como proceso racional promueve la previsión, estructuración, diseño y asignación óptima de recursos en las organizaciones, para que alcancen los resultados esperados en un tiempo y espacio dado. De este enfoque se derivan las otras modalidades de planificación conocidas en la actualidad.
Así surge la planificación normativa representa el deber ser de los procesos que se desarrollan en toda organización, Ahumada la define como “una metodología para la toma de decisiones, para escoger entre alternativas que se caracterizan porque permiten verificar la prioridad, la factibilidad y compatibilidad de los objetivos y permite seleccionar los instrumentos más eficientes”.
Esta impone o establece una serie de metas y acciones, fijando algún tipo de sanción cuando no son cumplidas. Es una herramienta basada en la lógica de la formulación de planes, programas y proyectos donde se plasma lo esperado por la organización, caracterizándose por ser enfática en lo tecnocrático; haciendo de la planificación una tecnología que orienta las formas de actuación. Sus objetivos son propuestos partiendo de en los resultados de los diagnósticos.
Podemos encontrar ejemplo de ese modelo en Sistema Nacional de Planificación, los planes de la Nación, la planificación regional, la planificación local, entre otros.
En la planificación normativa los planes describen de manera rigurosa las acciones que se debieran seguir para el logro de los objetivos que se esperan alcanzar, y los ejecutantes deben guiarse exclusivamente por las acciones previstas y la percepción del planificador.
Algunas de las caracteriza mas resaltantes en esta modalidad de planificación son las siguientes: se basa en la certeza del diagnostico, es rígida ya que no pueden salirse de los lineamientos, las acciones deben tener un seguimiento estricto para lograr los objetivos propuestos, se hace al más alto nivel y tiene un fuerte componente ideológico.
A pesar de que este modelo fue empleado en el ámbito gubernamental por largo tiempo, presenta ciertas desventajas como las siguientes:
- Tiene una exagerada visión economicista, con poca integración de otros sectores.
- Propicia el crecimiento, más no el desarrollo.
- Contempla previsiones más para la teoría que para la práctica del proceso.
- Como instrumento de cambio, tiene escasa posibilidad por ser el político el planificador.
No obstante, planificación normativa aun es empleada en un gran número de instituciones, pero en los últimos ha cobrado una connotación más táctica, dando origen de este modo a la planificación estratégica.
Por su parte, la planificación estratégica es considerada como una herramienta por excelencia de la gerencia, consiste en la búsqueda de una o más ventajas competitivas de la organización y la formulación y puesta en marcha de estrategias permitiendo crear o preservar sus ventajas, todo esto en función de la misión y de sus objetivos, del medio ambiente y sus presiones y de los recursos disponibles. Koontz y Weihrich, afirman que “Es un proceso muy complejo que requiere de un enfoque sistemático para identificar y analizar factores externos a la organización y confrontarlos con las capacidades”. La Planificación Estratégica tiene por finalidad producir cambios profundos en la organización y en la cultura interna.
Entre algunas de las características más resaltantes de la planificación estratégica se pueden mencionar:
- Incluye la aplicación de la intuición y el análisis para determinar las posiciones futuras que la organización o empresa debe alcanzar.
- Es un proceso dinámico lo suficientemente flexible para modificaciones en los planes a fin de responder a las cambiantes circunstancias.
- Es el componente intermedio del proceso de planeación, situado entre el pensamiento estratégico y la planeación táctica.
- Trata con el porvenir de las decisiones actuales, observa la cadena de consecuencias de las causas y efectos durante un tiempo, relacionadas con una decisión real o intencionada que tomará la dirección.
- Busca identificar y llevar a la práctica los objetivos a largo plazo de la organización. Este proceso persigue la consecución de objetivos mediante la realización de esfuerzos humanos, técnicos y financieros.
En este sentido no se diferencia de los otros enfoques de planificación. La verdadera identidad del proceso de planificación estratégica, radica en que el mismo se orienta y descansa en la formulación de un cuerpo analítico que debe responder a preguntas relacionadas con nuestras posibilidades de actuación.
Para finalizar se puede decir que el proceso de planificación estratégica descansa en la formulación de tres tipos de planes fundamentales: los planes estratégicos de largo plazo; los programas a mediano plazo; los planes operativos y presupuestos a corto plazo. Estos tres tipos de planes conforman un sistema interconectado con diferentes puntos de unión que permiten a las estrategias de largo plazo reflejarse en las decisiones actuales.
Ahora bien, en los últimos años aparece un nuevo paradigma en lo que respecta a planificación, denominada planificación participativa, esta se concibe como una disciplina colectiva, donde los diferentes miembros de la organización participan en la fijación de objetivos y comprometen sus esfuerzos para materializarlos.
En Venezuela, esta modalidad de planificación está consagrada en La Constitución de la República, la cual en su artículo 299, hace referencia a la voluntad del estado de aplicar la Planificación Estratégica Participativa.
Este mecanismo que efectiviza la participación social en el desarrollo, mediante una planificación “de abajo hacia arriba” que involucra a las organizaciones sociales en el diseño de su propio destino. Por tanto, se convierte en el principal instrumento metodológico y operativo para articular al Estado y la Sociedad Civil en el proceso de desarrollo. Abre la participación de los actores locales para tomar decisiones sobre aspectos como la orientación y las prioridades del desarrollo de los municipios y, por ende, las acciones que permitan su concreción.

El proceso cíclico de planificación participativa, en lo se refiere la gestión pública debe cumplir seis etapas, que son:
- Preparación y Organización: orientada a generar las condiciones adecuadas, define la participación de los actores y planifica las etapas.
- Diagnóstico: busca explicar la situación a partir de autodiagnósticos comunales que identifiquen los problemas, potencialidades y limitaciones.
- Formulación de la Estrategia: dirigida a definir la visión estratégica y las prioridades a mediano plazo (5 años) sobre la base del diagnóstico y las demandas comunales.
- Programación de Operaciones Anual (POA): mediante una elaboración participativa se concretan las prioridades y proyectos.
- Ejecución y Administración: comprende la ejecución anual de los POA materializando y gestionando actividades y proyectos.
- Seguimiento, Evaluación y Ajuste: acompaña y verifica los rendimientos o logros, con la participación y control de los actores locales, para realizar los ajustes necesarios. Con esta modalidad de planificación, se pretende que los ciudadanos se vuelvan actores de planificación, y de este modo imprimir corresponsabilidad en la gestión pública, es decir que tanto el estado como los ciudadanos sean responsables de gestión y manejo de los recursos de toda índole que deban emplearse en miras de concretar el desarrollo colectivo.
Modelo del Proceso Administrativo en el Ámbito del Contexto Institucional Venezolano.
A partir del año 1960, con la instauración del nuevo gobierno democrático, se formaliza el proceso de planificación en el Estado Venezolano, afianzándose con la promulgación de las Constituciones del año 1961 y 1999 respectivamente. Ahora bien, en estas cuatro décadas de democracia, y de transición de gobiernos, el elemento de planificación ha estado presente, tomándose en consideración las tres corrientes de planificación anteriormente analizadas.
Así mismo, el proceso de planificación en el contexto institucional venezolano, tuvo orientado en sus inicios, a partir de la Constitución del 61 más hacia el desarrollo económico del país, evolucionando con la Constitución del 99, hacia un desarrollo integral del Estado Venezolano, como lo veremos en cada uno de los Planes de la Nación, que serán identificados en seis etapas establecidas por Corredor (2007).
1.- Período 1960- 1968: A pesar que el pensamiento de Jorge Ahumada, tuvo gran influencia en el proceso planificador para la época con su enfoque sobre el “Tecnicismo en la Planificación”, el componente ideológico incidió durante este período, ya que la planificación se caracterizo por ser un instrumento para ratificar como un hecho político, las promesas expresadas en los programas que representaban los gobiernos para esa época.
Durante esta etapa se desarrollaron los tres primeros Planes (I, II, III) de la Nación, los cuales no pasaron de ser esfuerzos formales de planificación. En ellos solo hubo intenciones de concebir el crecimiento económico del país, para el logro del bienestar colectivo, es decir, no hubo ninguna transformación social propiamente dicha. Lo que sí pudo lograr, fue el consenso de todos los sectores económicos y sociales del ámbito nacional, para lograr legitimidad a los gobiernos establecidos para la época.
2.- Período 1970- 1974: En este período se desarrolla el IV Plan de la Nación bajo el primer gobierno de Rafael Caldera. Este plan se desarrolla bajo la filosofía de gobierno (social cristiana), señalándose el modelo de desarrollo que se quiere alcanzar, bajo una declaración de principios. En este mismo período, en el año 1969, se regula el desarrollo regional, bajo reglamento, dividiéndose el país en ocho regiones. Así mismo, son creadas la Corporación para el Desarrollo de Oriente (CORPORIENTE) y la Corporación para el Desarrollo del Sur (CODESUR).
3.- Período 1976- 1980: Durante este año se desarrolla el V Plan de la Nación, teniendo este una nota especial, debido a que es el único publicado mediante Decreto Ejecutivo, por el presidente Carlos Andrés Pérez y donde se establece que la acción de planificación corresponde al Ejecutivo Nacional. La estrategia de desarrollo plasmada en el mencionado plan estuvo relacionada con la política intervencionista del Estado, para el desarrollo de sus industrias básicas, es decir un Capitalismo de Estado. En este período se concibe un nuevo enfoque de planificación, el cual incluye al hombre como “instrumento y propósito del desarrollo”. (Corredor. Ob.cit. p 107). Es decir, sus objetivos son más sociopolíticos que técnicos.
4.- Período 1981- 1985: Desarrollo del VI Plan de la Nación bajo el gobierno de Luís Herrera Campíns. El mismo se asemeja al IV Plan, en su carácter retórico y declaración de principios. Ente las principales características del Plan se destacan: Modificación de las regiones administrativas y creación de la Asamblea de participación de la comunidad; implementación de planes sectoriales y regionales; crecimiento con redistribución; política económica neoliberal.
5.- Período 1986- 1992: Periodo de gran importancia, debido a que en él, se presenta un nuevo cambio de paradigma en el proceso de planificación venezolana; es decir, de querer pasar del enfoque normativo al enfoque de planificación estratégica situacional (VII Plan), y de esta a la planificación estratégica corporativa (VIIIPlan).
El VII Plan de la Nación denominado Pacto Social, estuvo influenciado por el Centro de Estudios para Desarrollo (CENDES), bajo la coordinación de Luís Raúl Matos Azócar, quien decide pasar de la planificación normativa e incorporar la planificación estratégica situacional en el Plan de la Nación, debido a la grave crisis que para ese momento estaba atravesando el país, en el orden económico, institucional y social. El mencionado Plan, no se polariza con los enfoques de los dos planes anteriores; sino que “estimula nuevas formas democráticas y de participación de las fuerzas sociales”. (Corredor: Ob.cit. p 116).
Su estrategia global se basa en dos elementos: La conformación de un proyecto político denominado Pacto Social, y la reestructuración del Estado. Sin embargo, la resistencia a este nuevo modelo de planificación estratégica, limito el éxito del mismo, debido a que los planes no se vincularon al proceso administrativo nacional, no afectando ninguna decisión vital para el desarrollo.
Con respecto al VIII Plan de la Nación, formulado en el Segundo Gobierno de Carlos Andrés Pérez, y denominado El Gran Viraje, coincide con la grave crisis económica que enfrentaba el país para esa época. En este sentido se plantea una transformación profunda del Estado Venezolano en el ámbito económico, social, institucional, internacional, entre otros, es decir, un nuevo modelo de desarrollo basado en la economía de mercado. Para alcanzar estas metas el Estado venezolano se propone dejar las tendencias anteriores establecidas en los planes, como Estado interventor y Estado rector del desarrollo social y cultural.
El enfoque de planificación propuesta en este VIII Plan de la Nación fue la Planificación Corporativa, tomando en consideración el modelo estratégico predominante en los procesos de planificación. Sin embargo, es importante acotar, que el mencionado Plan no fue si no más que un discurso que no se ajustaba a la verdadera realidad que estaba viviendo el país para la época, lo que conllevo a realizar un Plan Paralelo con Fondo Monetario Internacional (FMI), donde el factor determinante del proceso planificador fue la deuda pública.
Este plan paralelo estructura una nueva política economista, basada en dos grandes estrategias. Una a mediano plazo, y la otra a corto plazo para ser ejecutada en el mismo ejercicio fiscal (1989), bajo un paquete de medidas económicas, lo cual conllevo a una explosión social para la época. Esta explosión del 27 de febrero, conllevo a que el gobierno decretara una serie de medidas para solucionar algunos aspectos generadores del conflicto, dejando ver la falta de planificación del Estado Venezolano, ante las respectivas situaciones.
Ahora bien, el VII y el VIII Plan de la Nación a pesar de haber sido enfocados como planes estratégicos en sus dos modalidades, ambos no dejaron de ser planes normativos, ya que en ellos no previeron distintos escenarios que pudieron presentarse para la ejecución de los mismos, prevaleciendo la improvisación. Así mismo la falta de mecanismos de participación y comunicación con la sociedad civil, y los demás sectores, conllevaron al fracaso de ambos planes.
al proceso planificador. En relación a este punto, en el mismo se desarrollo tres planteamientos centrales: La conservación del ambiente, ordenación del territorio y reforma del Estado.
Ahora bien, a este Plan los sucede en el mismo período gubernamental, en el año 96, La Agenda Venezuela: “Lineamientos para un programa de cambio y estabilización y cambio estructural orientado al crecimiento y la solidaridad”. Los pilares fundamentales de la Agenda fueron:
Énfasis en lo social con orientación de equidad y justicia social; reducción drástica de la tasa de inflación mediante un programa fiscal-monetario y cambiario, políticas de ofertas en una estrategia de estabilización en el corto plazo y de crecimiento auto sustentable en el mediano, negociación con organismos multilaterales con el objetivo de obtener recursos financieros para acometer reformas estructurales, financiar programas sociales y fortalecer la posición de las reservas internacionales. (Corredor: Ob.cit. p. 162.)
 se pone en ejecución un Programa Económico de Transición para el período 1999-2000, con la finalidad de promover el crecimiento económico del país, reducir la inflación y aumentar el nivel de empleo a través de una serie de estrategias establecidas por el gobierno.
Luego, con la promulgación de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se le una importancia trascendental al proceso planificador venezolano, estableciéndose un nuevo paradigma como es la Planificación Estratégica Participativa en el Estado Venezolano, el cual toma en consideración las tres instancias territoriales de gobierno: nacional, estadal y municipal, llegando hasta el ámbito local.
Así mismo, esta Constitución creó el escenario, para la puesta en funcionamiento de una serie de normativas, consolidando y fortaleciendo la planificación en el sector público tales como: Ley Orgánica de Planificación, Ley de la Contraloría General de la República y el Sistema Nacional de Control Fiscal (LOCGRSNCF), Ley de los Consejos Estadales de Planificación, Ley de los Consejos Locales, entre otras.
Ahora bien, el éxito de la planificación en los dos Planes de la Nación establecidos por el gobierno (2001-2007; 2007-20013), ha sido el puente establecido con las comunidades, es decir, el aspecto social el cual prevalece sobre el ámbito económico, diferenciándolos así de los otros planes anteriormente mencionados y analizados.

La Planificación Institucional en el Marco de las Políticas Públicas

Opina el economista Charles Bettelheim: “proceder de manera satisfactoria, es decir, eficaz, en un reparto integral, a priori, de los medios de producción y de los productos en general es la necesidad del comercio socialista y de los organismos comerciales del Estado” (Guevara 2006, p.146). La planificación económica es la alternativa al mercado en la economía “socialista”. La Planificación es una forma de organización de la producción y de la distribución de bienes y servicios que se opone al mercado y es estatal.
En contraposición opina Ernesto “Che” Guevara: “No existe planificación con filosofía o ideología, “la planificación es el modo de ser de una sociedad , su categoría definitoria y el punto en que la conciencia del hombre alcanza, por fin, a sintetizar y dirigir la economía hacia su meta, la plena liberación del ser humano en el marco de la sociedad”. El Che a diferencia de Bettelheim le atribuye a la planificación mucho mayor poder de decisión. La planificación en la visión del Che no era tan solo una tarea económica, sino que era política y social, incluía el desarrollo planificado y proporcional de la economía y la creación de un nuevo tipo de relaciones humanas, la creación del hombre nuevo.
En la época moderna, para 1918 surge la planificación, basada en la ley de justas proporciones, la cual hace una condición necesaria para intentar organizar y hacer funcionar la sociedad, también en el campo capitalista se inicia la planificación alrededor de 1930 con el control del gasto militar y la legislación monetaria.
Al finalizar la segunda guerra mundial, las empresas comenzaron a darse cuenta de algunos aspectos que no eran controlables: la incertidumbre, el riesgo, la inestabilidad y un ambiente cambiante. Surgió, entonces, la necesidad de tener control relativo sobre los cambios rápidos. Como respuesta a tales circunstancias los gerentes comienzan a utilizar la planificación estratégica. La necesidad de un control sobre la economía, de una «dirección estatal», de una «planificación», es reconocida ahora por casi todas las corrientes del pensamiento burgués y pequeño burgués, desde los teóricos del fascismo hasta los de la socialdemocracia.
El estado de la técnica productora, con la complejidad de relaciones que determina, sólo hará posible la liberación de los trabajadores de todos los países dentro de una planificación de la economía mundial. La planificación del socialismo se distingue de las otras en que no se hará para satisfacer el interés privado ni para robustecer un despotismo político, sino para colocar el poder económico al servicio de la colectividad trabajadora.
Para el caso de nuestro país, todo este acervo histórico y cultural queda resumido en el juramento que el Comandante Hugo Chávez hiciera a la recién designado Comisión Central de Planificación “ … juran ustedes delante de la Patria, delante del pueblo, juran ustedes dedicarse por entero, sin descanso a sus brazos ni reposo a sus almas, a las tareas estratégicas, como Presidente y miembros de la Comisión Central de Planificación, para la esencial, vital, transición del modelo capitalista, dependiente, atrasado, colonizado; que ha producido tanta miseria, pobreza y dolor a nuestro pueblo; esa transición necesaria hacia un modelo socialista, un modelo socialista que genere y que le proporcione a nuestro pueblo la mayor suma de felicidad posible? ¿Lo juran ustedes, compatriotas? (Caruci 2008, p.13)
Por lo anteriormente expuesto Carlos Matus resume todo esto en un concepto muy atinado sobre lo que es la planificación: “La planificación es, en su esencia, un proceso de instancias de discusión, cálculo y análisis que preceden y presiden la acción futura que es relevante en la construcción de la situación-objetivo de un actor”.
Para que hablemos de planificación tenemos que referirnos entonces a ese proceso de instancias de discusión, no a sus formalidades externas como podría ser su publicación en un texto escrito o a lo que una oficina de planificación hace. Sin embargo, para circunscribir el concepto de planificación a nuestros propósitos podemos exigirle dos requisitos a ese proceso de discusión y cálculo:
a) Que se refiera a las acciones futuras relevantes para la construcción de la situación-objetivo;
b) Que sea realizado con un mínimo de sistematicidad y formalidad en términos de integrar las implicaciones de las acciones presentes con el diseño del proyecto futuro”

En conclusión, la planificación no se puede aberrar bajo el estigma de si es socialista o capitalista. Para despejar toda duda, dejo al lector de este ensayo la libertad de asumir su posición al respeto, para ello aludo algunos autores que definen la planificación institucional desde respetables y aceptables acciones: a saber se puede concebir la planificación como:

La Planificación como un Método bajo la forma de Procesos.
Ya para mantener una realidad o su transformación en otra más deseable, mediante la distribución de recursos entre fines múltiples bajo las siguientes premisas: Reducción de costos, Maximización de beneficios, mantenimiento de equilibrios dinámicos entre las fuerzas sociales que poseen los recursos,

EJEMPLOS REALES DE PLANIFICACION O FALTA DE ELLA

Bueno con respecto a este punto tenemos muchos ejemplos ya sea en la vida cotidiana, en el trabajo y los que mas podemos notar los del gobierno, que por falta de una buena planificación se toman medidas que a veces no suelen ser las mas correcta.

1. Unos de los casos que voy a tratar es en el caso de la planificación del gobierno con el precio del petróleo en el año 2008 el cual una mala planificación por que no una estrategia eficaz para el futuro con una caída de los precios que por no haberse tomados unas buenas medidas nos vimos perjudicados con respecto al presupuesto del año presente el cual se tomaron muchas medidas para poder subsanar en cierta parte la mala planificación y ejecución de la misma y en la cual la hemos sentido todos los venezolanos de una u otra manera que no ha afectado en cierto modo.

2. otro ejemplo palpable es el que vivimos nosotros en la vida cotidiana queriendo planificar un futuro, pero que a veces lo vemos trancado con frecuencia, ya sea por factores externos o internos. Ya sea por la falta de oportunidad o hasta por la misma suerte, por que muchos de nosotros planificamos siempre con tener por lo menos las cosas básicas y necesarias para convivir en armonía pero que por razones ajenas a nosotros no podemos conseguir ese objetivo, es por eso que a veces el planificar no quiere decir que se van a conseguir los planes deseados.       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONCLUSIONES

Para muchas empresas se presenta el desafío de conocer ¿cómo van a afrontar la competencia derivada de la globalización de la economía?. Una técnica fundamental para poder responder exitosamente a esa pregunta es la planeación estratégica.

El administrador moderno debe, básicamente administrar las oportunidades coyunturales para que las variaciones en el mercado, la falta de conocimientos y los adelantos tecnológicos no se conviertan en amenazas para su organización y por ende la puedan desaparecer. La supervivencia de una organización dependerá de la capacidad que tenga para convertir sus recursos y procesos en fortalezas y no en debilidades y vulnerabilidades.

Es por ello que debemos tener en cuenta muchos aspectos ala hora de hacer la planificación por que hay factores que pueden influir el la toma de muchas de las decisiones que debamos tomar para el beneficio de las organizaciones, empresas y hasta en la vida misma por que de ello dependerá la supervivencia de la organización, y debemos  dejar de lado que la planificación ase parte de nuestra vida diaria y que toda acción tiene su consecuencias y que la falta de la planificación nos complicaría nuestro trabajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Bibliografía
- Caruci, F. (2008). Planificación Estratégica por Problemas: Un Enfoque Participativo. Caracas: Fundación Escuela de Gerencia Social.
- Castellano, H. (2008). La Planificación. (Segunda Edición). Caracas: CENDES.
- Corredor, J. (2004). La Planificación. Nuevos Enfoques y Proposiciones para su Aplicación el Siglo XXI. Caracas: Vadel Hermanos Editores.

- Guevara, E. Apuntes Críticos a la Economía Política. La Habana: Centro de Estudios Che Guevara.
- Matus, C. ¿Qué es la Planificación de Situaciones? Cuadernos de la Sociedad Venezolana de Planificación N° 147-149.
- Molins, M. (1991) Introducción a la Planificación General. Caracas: Ediciones FACES.